10 mar. 2011

El aire sigue ahí, centinela.


Ese gendarme de paja nos dice que fue esculpido por la bielda.
Arqueología labriega.
Cómo tu, aire del páramo, sabías que al ausentarte, íbamos a disfrutar
de tu escultura de paja ?

Fruto de la tierra, agua y sol.


Tempranillo en la Ribera.
Cepa inmortalizada en acuarela ( en breve ).

Encabalgamiento agua/tierra

Fuego extinto

Velas preñadas. Arte emergente ?

No es necesario surcar mares para preñarse de aire en aromas rico.
En más de un surco, rico en terrones de barro, se han inspirado cuerpos que nos han dejado agua, tierra, aire y fuego de mil formas y tamaño.
Estos cuatro elementos, añado yo el aliento/álito, dan miedo y sobrecogen,  cuando con ellos se trata de plasmar ideas, o aprisionar sueños.
Regresar a las fuentes; retozar en los sueños; embarrarnos en los deseos.
Los paisajistas calman y aplacan la fiereza nihilista de este blogero y artista diletante.
Caspar, Asher, y algún otro son mi referentes. Los copio, imito y me aplaco con esa sensación que pocas vedes se nos da, de sana envidia.